Un artículo de los alunos: Francisco Pedroso y João Francisco (9.º curso)

La infancia es la mejor parte de nuestras vidas, pero para disfrutarla de la mejor manera hay que saber que además de derechos también tenemos deberes. Fue el 20 de noviembre de 1959 que se proclamó mundialmente la declaración de los derechos de los niños  y el 20 de noviembre de 1989 que se adoptó la convención sobre los derechos de los niños. En Portugal se llevan a cabo algunas actividades como el “Día Nacional del pijama”, recordando el derecho de todos los niños a un hogar, una familia y la protección de la sociedad.

Desde nuestro punto de vista, los derechos y deberes de los niños en países como Portugal y España tienen que ver con el cole y la familia. Con relación a la familia, hay que respetar a nuestros padres, a nuestros hermanos y hermanas, sea lo que sea. Esto porque nuestras familias son la cosa más importante en nuestras vidas.

¿Sin nuestros padres, con quiénes hablamos si estamos con problemas? ¿Sin nuestros hermanos con quiénes jugamos nuestros juegos favoritos? Podemos enfadarnos a veces con ellos, pero tenemos que saber que sin nuestra familia, no somos felices.

Respecto al cole, tenemos otros deberes, los cuales son muy importantes para nuestro futuro. Si tenemos buenas notas en las pruebas, tenemos un futuro mejor. Pero si tenemos notas horribles, nuestro futuro no estará garantizado.

Después hay también que estudiar y obedecer a nuestros profesores y a nuestros padres. Ellos saben lo que es mejor para nosotros y para nuestro futuro.

Si nuestros deberes se cumplen, tenemos nuestros derechos: ser respetados por todos, derecho a una buena educación, a recibir asistencia médica, recibir cariño, ser feliz…